Ciet Uruguay > Documentación > Industria Tabacalera > Confíe en nosotros, somos la industria tabacalera

Confíe en nosotros, somos la industria tabacalera

Martes 2/09/2003

En este documento demostramos
que la negación, el engaño y la ofuscación
son las principales herramientas
del comercio del tabaco. En casi todas
las áreas que han tocado, las tabacaleras
han dicho una cosa al público
y a los gobiernos, mientras que en la
intimidad de sus salones de juntas,
laboratorios, y oficinas de relaciones
públicas, dicen todo lo contrario. La
gran controversia pública en torno al
consumo de cigarrillos no es el resultado
de opiniones diferentes de personas
honestas, sino una campaña
cuidadosa y costosamente orquestada
de las tabacaleras que están determinadas
a anteponer sus beneficios
económicos a la vida misma.

Gracias a los juicios que se han
llevado a cabo en los Estados Unidos,
la publicación de millones de páginas
de documentos internos de las tabacaleras
ha ofrecido las revelaciones
más asombrosas sobre lo que realmente
ocurre dentro de la gran industria
tabacalera, especialmente en las
grandes multinacionales Philip Morris
y British American Tobacco (BAT).
Creemos que cualquier ciudadano que
se tome el tiempo de hojear la
pequeña muestra que hemos elegido
para este informe se sentirá asqueado
al enterarse de lo que hace la gran
industria tabacalera.
¡Hemos cambiado!
Adiós a la
Bienvenida la
El tabaco ya es la mayor causa de
muertes prematuras en todo el mundo,
y se proyecta que el número de víctimas
aumentará a 10 millones por año
antes del 2030. Contra este trasfondo,
las tabacaleras multinacionales están
tratando, con diversos grados de convicción,
de reubicarse como parte de la
solución, o como dice BAT, ofrecerán
“una conducta responsable en una
industria tabacalera.
nueva
tabacalera,
gran industria
industria que a menudo se percibe
como controvertida.”
Este informe demuestra que las
tabacaleras no son responsables y no
son dignas de confianza, digan lo que
digan sobre un cambio de dirección.
Las pruebas demuestran que no han
cambiado. Creemos que las falsas
declaraciones de cambio de las tabacaleras
tienen como fin interceptar
todo cambio real y por lo tanto no
deben desempeñar un papel en la
preparación de una solución, incluidas
las negociaciones para un Convenio
Marco para la Lucha Antitabáquica de
la Organización Mundial de la Salud
(OMS). Los antecedentes indican que el
interés principal de la industria tabacalera
ha sido el de echar por tierra
todo intento de contener el daño causado
por sus productos, y promocionarlos
tan agresivamente que sólo
puede caracterizarse como una guerra
contra la salud pública.
Quienes dicen que la industria
ahora sí ha cambiado, ignoran el comportamiento
actual de ésta y la larga
historia de invasiones troyanas de la
gran industria tabacalera.
Estas empresas no han cambiado y
por lo tanto no pueden borrar décadas
de engaños con una nueva estrategia
de relaciones públicas, por más costosa
y astuta que ésta sea. No debe dársele
crédito alguno por aceptar ahora las
verdades básicas del consumo de cigarrillos
y la salud—como el hecho de
que fumar produce cáncer—cuando
esto ya se había establecido en la literatura
científica legítima desde hace 40
años.

Descargar Confíe en nosotros, somos la industria tabacalera



  • Tel.: 091716977